Vida etiquetada

Hoy sin apenas poner atención, me he puesto a divagar con la mirada. Se ha detenido en un calendario de mesa, en el que aparecía como aprisionado entre números que etiquetaban días, todo un año.

¿Te has detenido alguna vez a pensar en la fuerza que tiene un calendario? Algo tan realmente vacío y frío como un trozo de papel numerado, puede llegar a contener un año de nuestra vida, al menos señalarlo, una especie de mapa biológico, que poco tiene que ver a veces con la realidad.

El día que seamos capaces de desetiquetarnos, empezaremos a organizarnos sin ese exceso de limitaciones al que estamos sometidos, entre tantos gráficos que nos señalan el camino a recorrer.

Brisa Urbana

Trackbacks & Pingbacks

No hay trackbacks/pingbacks todavía.

Comentarios

Brisita, también el calendario nos hace recordar días hermosos.
Besitos.
Dari

No se si he repetido el comentario ¿ ?

Lo interesante sería que al mirar ese calendario, se nos dibujara una sonrisa pensando que la mayoría de esos días fueron a parar al “Saco de los días buenos”

Un abrazo

El pájaro rompe el cascarón.
El cascarón es el mundo.
Quien quiera nacer ha de romper un mundo…
Un beso.

Días, semanas, meses, …un año. Fechas, citas, vacaciones, trabajo, aniversarios, acontecimientos, … por llegar.

Días, semanas, meses, …un año. Fechas, citas, vacaciones, trabajo, aniversarios, acontecimientos, … para recordar, y también, aunque no siempre, para olvidar.

¿has pensado en lo terrorífico que podría llegar a ser un calendario perpetuo?

De la sencillez de la vida podríamos darnos tardes de charla memorable. En realidad, poco importan muchas cosas o importan casi nada, si los sentimientos han de caducar, caducan sin fecha fija, y si han de hacerse firmes en el tiempo, no importa hasta cuando. Cuando ocurre lo grave, ocurre sin pedirnos permiso alguno. Tiende el hombre a la artificialidad y es el tiempo su escala, tiempo para hacer y deshacer, pero marcado de antemano, alguien decidió venderlo y nosotros, como bobos a comprarlo.

Un beso, brisita

Dari: Es cierto, a veces un calendario, también puede ser una especie de fotografía, cada vez que nos detenemos en determinadas fechas, en las que se nos llena el alma de recuerdos.

Julio: Es cierto, sumar vida a los días, eso siempre es lo mejor.

Abraxas: Es posible que a eso se le llame libertad y mira que como ser pacífico que soy, no me gusta demasiado romper nada, pero a veces se hace imprescindible para vivir.

Darco: Sí… la palabra a perpetuidad, parece que contiene un peso especial, es mejor disfrutar de los momentos para recordar mientras se están viviendo y pasar lo más rápido posible los momentos para olvidar.

Boedarkyss: Yo creo que más que una compraventa, tal vez se trate de una especie de trueque Boe 🙂 Ciertamente creo que la belleza como dice un amigo está en la sencillez y tal vez ni siquiera necesitemos de las palabras para expresar esos sentimientos infinitos de los que hablas, creo que no se acaban solo caminan hacía una nueva dimensión…

Besitos.

Besos y gracias por la paciencia. Ha sido bonito recordar que incluso un simple calendario, puede resignificarse y dotarlo de un calor y una mirada especial, a partir de ahora cuando mire un calendario, me dentendré a escuchar los latidos de su corazón.

Deja un comentario

Se ha habilitado la moderación de comentarios. El autor del blog debe aprobar todos los comentarios.

Saltos de línea automáticos, la dirección de email nunca será publicada, HTML permitido: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(requerido)

(requerido, no será publicado)