Los hombres, sí lloran

Los hombres sí lloran. Llorar no es sinónimo de debilidad, si no de conocimiento de uno mismo y de sus emociones.