N-o t-e v-a-y-a-s

Dejo que se evaporen en mis mejillas silenciosas la humedad de esas letras, gota a gota, en medio de una lluvia de preguntas.

Me pueden el silencio y la aceptación. Cambio de título en mi interior, mientras intento encontrar la manera de reinventarlo. Me doy cuenta de lo difícil que se hace a veces ser congruente.

Descubro en los posos de una taza de café turco una palabra “Generosidad”

Elijo una música que me invita a moverme a su ritmo, mi corazón la acompasa con sus latidos… ya no llueve dentro. Una sonrisa cálida comienza a vislumbrarse. Despierta un nuevo día… respirarlo, es el mejor de los regalos. Poderlo compartir con las personas que queremos, una manera de integrarlo.

“Aunque te vayas, te quedas”

Acompañar, facilitar, liberar, aceptar, son posibles respuestas.

Brisa

Trackbacks & Pingbacks

No hay trackbacks/pingbacks todavía.

Comentarios

Bonita prosa poética, Brisa.

Me-que-do

Coincido con Concha, pero un poco enigmática para mi 🙂

Un abrazo

Querida Brisa, yo también tengo amigos que se fueron, pero… siguen dentro de mi corazón, y su presencia aún es una realidad. Hablo con ellos, les escucho, me río con ellos, les doy mi cariño y siento el suyo…
Y, seguramente sucede porque no creo en la muerte, y porque viven y vivirán siempre dentro de mi alma. Y yo en las suyas.
Un abrazo.

Deja un comentario

Se ha habilitado la moderación de comentarios. El autor del blog debe aprobar todos los comentarios.

Saltos de línea automáticos, la dirección de email nunca será publicada, HTML permitido: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(requerido)

(requerido, no será publicado)