Cambiar a veces se me hace imprescindible

No sé si lo elijo del todo o en parte me es impuesto por mi conciencia, pero a veces siento una irremediable necesidad de hacer las cosas de manera diferente, de dejar de experimentar como hasta hace tan solo un instante experimentaba una situación. Puede que pienses que eso es un tanto irracional y que las cosas sobre todo cuando se tratan de experiencias vitales o de maneras de afrontar las emociones o las situaciones cotidianas no son tan sencillas, pero para mí lo que realmente me resulta complicado es mantenerme estática, quedarme quieta, pararme por mucho miedo que sienta hacía un cambio en concreto, sobre todo cuando siento que necesito avanzar en ese aspecto.

Así que, simplemente lo hago. Me lanzo aún a riesgo de que en el momento de caer no haya una red que me proteja.

El final solo se llega a través de un comienzo y hoy es uno de esos días en los que estoy dispuesta a reiniciarme, por eso en este instante escribo sobre ello, para dejarme constancia, por si nadie más lo nota, porque a veces los cambios tan sutiles como transformadores.

Brisa Urbana

Estoy presente en una vibración invisible

Estar presente consiste en ser consciente de cada pensamiento, de cada emoción, de cada sentimiento que sucede dentro de ti, mirar y sentir lo que ves, escuchas y sucede fuera de ti y ser parte de todo ello con total desapego, sin juzgar si lo que piensas, sientes, sucede, escuchas, miras, es bueno o malo. Sólo observar, ser parte sin dejar de ser tú.

Así sucede con las notas musicales que componen la más bella melodía, generando una hermosa vibración que mediante el sistema de espejos lo modifica todo, siguiendo en su perfección diminuta, casi imperceptible.

Así sucede con el silencio, que no deja de ser silencio, por muchas palabras que se produzcan a su alrededor, por mucho movimiento, sigue siendo silencio si quién lo manifiesta así lo decide.

Hoy me siento presente, soy música y silencio a la vez.

Brisa Urbana

Elegir un día adecuado…

…..o todos los días son adecuados para realizar una elección.

 

Sea cual sea nuestro modo de actuar, lo que está claro es que el miedo solo existe en nuestra mente y a pesar de que todos lo sabemos, la sombra que emite logra asustarnos de la manera más veraz.  A tener miedo, algunos le llaman realismo y puede que tengan su punto de razón porque hay miedos que son una especie de protección en el camino y que nos ayudan a elegir mejor lo que nos conviene.

 

Pero, ¿Que hacemos con todos esos miedos infundados que nos paralizan impidiéndonos avanzar?

 

Muchos creen haber encontrado la respuesta a esa pregunta, algunos incluso han experimentado el valor como forma de vida,  pero para los que aun nos encontramos en el camino, tal vez una solución sea elegir con cuidado lo que deseamos emprender, la forma de obtenerlo y sobre todo el momento de comenzar a andar, para contar con las herramientas adecuadas. En el peor de los casos siempre nos queda haberlo intentado y haber disfrutado del camino hacía la meta incluso aunque no hallamos llegado a alcanzarla.

Así que…ADELANTE, eso sí, elige un día adecuado para hacerlo.

 

Cielo azul

Es curioso he acabado de escribir algo acerca de los pensamientos que fluctúan hasta que surgir en la punta de la lengua del corazón, hablaba también acerca de la realidad, me preguntaba que és, si en verdad existe, como distinguir la cierta de la ilusoria, al intentar publicar se ha borrado como si nunca hubiera existido, únicamente mi capacidad para recordar ha logrado que algo de esa entrada que había llamado cielo azul, perdure.

Puede que eso sea la vida, como un pensamiento que alcanza la infinitud en la memoria gracias a su recuerdo, que si fuera borrado, dejaría un vacío. Si todo al final está abocado al vacío ¿Para que existir?, ¿Que necesidad de recordar tenemos?  Sin embargo sin ellos, nada sería lo que es, todo perdería de alguna manera sentido.

En ese caso, si crees que vivimos una y otra vez hasta alcanzar la plenitud y trascender, que sentido tiene no recordar nada de una a otra vida o tal vez sólo necesitemos acumular esos aprendizajes sin que importe demasiado como lo aprendimos o cuantas lecciones nos quedan por experimentar, únicamente estar atento a la clase de hoy, hasta lograr integrarla.

Puede que lo que signifique todo esto es que al igual que el título que mantengo en este escrito nada tiene que ver con su nueva realidad, las apariencias engañan puesto que lo que ahora lees es fruto de lo que antes se borró al publicar, todo está relacionado entre sí.

Brisa Urbana

Horizontes y letras

A veces necesito un suave empujón para no quedarme varada en las arenas movedizas del estancamiento. Es entonces cuando la línea del horizonte atraviesa el tiempo en dirección contraria y el infinito alcanza mis sentidos, más allá de cualquier realidad.

Mi voz comienza a resonar en mi interior y mi alma vuelve a expresarse a trompicones, sin la fluidez ni la seguridad que ofrece el silencio, pero aceptando el nuevo reto que va tomando forma.

Despacito

Últimamente ando más despacio, por pura necesidad, aún así, tengo la sensación de que todo a mí alrededor se ha ralentizado. Puede que sea solo cuestión de supervivencia, pero estos días en que mis pulsaciones van más lentas de lo habitual, he encontrado otras maneras de vivir el día a día y de valorarlo.

Nuestra capacidad de adaptación es inmensa, lo único que necesitamos para comprobarlo es que la vida nos ponga a prueba y aceptemos el reto.

Brisa Urbana

Nuevos pensamientos

“Un acto puede salvar una vida
o ayudar a conseguir algo poco común.
Con un pensamiento ocurre lo mismo,
porque los pensamientos conducen a las palabras y a la acción”
Thich Nhat

Está frase, me ha llevado a una reflexión, sobre el hecho de que, entre el principio y el fin de cualquier circunstancia, siempre existe un pensamiento que la conduce.

El hecho de que solo nosotros podamos tener la certeza acerca de la naturaleza de nuestros pensamientos, en contra de lo que podamos pensar, no nos hace invulnerables a ellos, ya que los pensamientos producen efectos secundarios y no solo en nuestras vidas, sino para con el universo entero.

Así que, ya que es momento de elevar deseos en voz alta, uno de los míos, estará focalizado en pensar en positivo, con esperanza y congruencia, solo podré lograrlo tomando conciencia de lo que pienso, como me siento a través de ellos en cada momento y que consecuencias pueden producir.

Bienvenidos a éste nuevo año, que la prosperidad en nuestras vidas nos lleve a no tener que forzar los pensamientos para que éstos sean positivos, sino que fluyan de manera natural.

Brisa Urbana

Externalizar emociones

Desde hace algún tiempo, parece haberse puesto de moda exernalizarlo todo, dicen que se corren menos riesgos y por tanto se consolida de una manera más segura lo que deseamos obtener, se trate de lo que se trate. He pensado que tal vez por eso, expresar las emociones por escrito, es una forma de extraerlas, de externalizarlas y de correr menos riesgos, como si esas vivencias que nos han podido arrebatar la calma cotidiana, dejaran de pertenecernos o al menos al compartirlas perdieran un poco de su peso.

Es cierto que ante cualquier elección, ganamos algo y perdemos algo, así que ese proceso también conlleva algunos riesgos, pero lo seguro es, que de alguna manera todos necesitamos escucharnos, el acto de escuchar, es el primer paso en la comunicación, incluso es anterior al de la palabra y no siempre contamos con los suficientes recursos para ello. La escucha ha caido en deshuso y es tiempo de rescatarla para rescatarnos de ese submundo de los ruidos.

Otros lo hicieron antes que nosotros, con más o menos éxito. Fueron gentes valientes, que se atrevieron a mirarse al espejo, a escuchar lo que éste, tenía que decirles, así que nosotros también podemos, igual somos capaces de iniciar eso que llaman “Masa crítica”. Así que adelante encontremos la manera de escucharnos, para que sea el inicio de escuchar a otros.

Brisa Urbana
Imagen: Juliana Kolesova

El universo no se detiene

“El mayor riesgo es no correr riesgos”

Enfrentarme a mis miedos no siempre me es fácil, pero en el momento que decido determe a observarlos y de alguna manera los tengo presentes, es como si comenzaran a disolverse.

No siempre sucede así, pero tal vez porque una vez aceptas algo no es tan importante comprenderlo para superarlo y la mayoría de los miedos que nos atormetan no tienen demasiado fundamento, es como preocuparse en lugar de ocuparse.

Hoy tal vez, solo necesite recordar, para que me ayude a tomar impulso y seguir avanzando.

Brisa Urbana

Infinito..